Anawa y el monstruo de la arrogancia

by | Mar 14, 2023 | Anawa, Danza del Mar

Diario Literario | tiempo de lectura aproximado: 25 minutos.

Anawa y el monstruo de la Arrogancia 

Una historia de amor y monstruos que podría quedar en mi diario íntimo pero está acá.

Dios los cría y el océano los amontona

Era abril del año 2021, éramos recientes sobrevivientes de una pandemia que nos enseñó a todos los terrícolas que la vida es incertidumbre y nos dio la oportunidad de recordar nuestros más profundos amores, esos que solemos olvidar mientras vivimos sin pensar en que nos vamos a morir. 

Yo siempre había soñado con sentirme sirena, por ejemplo. Los demás tenían cada uno sus sueños, diferentes pero que confluían en eso que soñábamos que Anawa fuera. Yo hacía tiempo había abandonado ese sueño porque era muy “infantil”, “poco serio” o “poco comprometido con la lucha de la injusticia social y ambiental”. Me había olvidado completamente que el mundo sana cuando hacemos lo que amamos.

La cuestión es que, sin querer queriendo: nos unió el amor. Supongo que el amor por el mar nos atrajo al mismo tiempo y espacio, y ahí nos enamoramos. Pero no piensen que estar enamorado siempre tiene que ver con algo sexual o romántico. El enamoramiento del que hablo es eso que hace que quieras descubrir a la otra persona, que veas su maravilla, que la escuches y sientas fascinación por ese universo que descubrís a partir de un ser tan diferente y único. En fin, nos enamoramos. Y como excusa para compartir: creamos Anawa.

Anawa fue nuestra manera de ofrendar la belleza del océano. Nosotros tenemos el privilegio de habitar el mar como nuestra propia casa y sentimos que era importante compartirlo, para invitar a recordarnos que el agua es un hogar al que hemos olvidado y hoy necesitamos reaprender a amar y cuidar.

Todo muy lindo, pero claro, todos sabemos lo que sigue después del enamoramiento… nadie es únicamente esa maravilla de luz y fantasía, todos tenemos nuestras sombras y traemos nuestras heridas y traumitas. En el proceso de crear Anawa, no tardaron en aparecer todos esos monstruos: miedos, inseguridades, insatisfacciones, exigencias, carencias, frustraciones, más exigencias. Estábamos entregándonos a crear con el océano, y supongo que el agua tiene eso: al mismo tiempo que nos hace sentir sostenidos, puede ahogarnos; al mismo tiempo que vemos su belleza, nos reflejamos en ella y no siempre estamos listos para ver la belleza en ese reflejo.

¿Que sí quisimos abandonar? Uf, sí claro que sí. Por momentos se sentía insoportable. Principalmente porque las personas sensibles también somos bastante exageradas con el drama, no porque haya sido tan insoportable en realidad. Pero sí, quisimos huir del proyecto, del vínculo, de nosotros mismos. Pero no abandonamos, porque nos permitimos mirarnos al espejo, aun cuando nos veíamos en esos horribles rostros de monstruos.

Con el tiempo, fuimos aprendiendo a sentarnos a tomar unos mates con cada uno de esos monstruos, les pusimos nombre y hasta nos hemos reído de ellos. No desaparecieron, estaban ahí (y siguen estando) sólo que fueron dejando de tener tanta fuerza para herir ahora que les habíamos hecho un lugar en la mesa. Y no sólo eso, sino que también: los escuchamos. 

Cuando nos permitimos escuchar a esos monstruos, vimos que aunque sus caras eran ciertamente horribles, en sus ojos había sabiduría. Cada vez que nos sumergíamos en ese abismo oscuro y monstruoso, reconocíamos nuevos rostros frente al espejo, descubríamos nuevas posibilidades, nuevas capacidades, nuevas maneras de ser y de hacer. Fuimos comprendiendo, poco a poco, lo que estaba sucediendo: juntos estábamos siendo capaces de darnos la oportunidad de sorprendernos, de volver a descubrir aquello que ya creíamos conocer, de interpretar el mundo de manera diferente. ¿Por qué? Porque nos estaba uniendo la misma pasión: la de maravillarnos por la vida como niños exploradores que conocen el mundo por primera vez. 

El monstruo de la Arrogancia

Como humanos que somos también teníamos algunos monstruos compartidos. El monstruo de la Arrogancia es uno de los más famosos del siglo 21, se pasea por ahí en las sobremesas de gente adulta, en las reuniones de trabajo, en reconocidas instituciones, en la política ni hablar. Ahí anda, tomando la posta en todas nuestras conversaciones para evitar que nos veamos vulnerables o “ignorantes”. Pf, en este presente tan googleable sería vergonzoso asumir que no sabemos algo, o interpretar las cosas de forma radicalmente diferente. Por eso el monstruito de la Arrogancia, que viste de traje pero sus bigotes son de utilería porque todavía no maduró lo suficiente, anda por ahí convenciéndonos de que lo conocemos todo. Bajo el disfraz de la Arrogancia, resumimos el mundo, lo recortamos, lo generalizamos para medirlo con los pocos parámetros que aprendimos. Buena estrategia para “protegernos del mundo”, para no quedar como bobos, para no andar por ahí perdiendo tiempo en lo que ya sabemos que puede no funcionar o dolernos, y listo. 

 ¿Crees que has descubierto todo? Pues no señorita arrogante, nada puede conocerse enteramente porque todo está en movimiento. Todo: el mundo, los genes, el viento, los otros, el conocimiento, las ideas, vos y todo lo que conoces de vos misma está vivo, está en movimiento, cambia, se transforma. Todo está por descubrirse nuevamente, a cada instante. 

 Creer que nuestro conocimiento perdura en el tiempo, es una ilusión. Y una ilusión bastante peligrosa de hecho porque nos vuelve demasiado rígidos: con nosotros mismos, con el mundo en el que vivimos y con las personas que nos rodean. Esa rigidez hace que no aceptemos la realidad cómo está siendo, que no amemos a los demás cómo están siendo y que exijamos a los demás que sean según nuestras expectativas y creencias “inmóviles”. 

 Más claro, vivimos en un tiempo presente dónde se sobrevalora el entendimiento, la intelectualidad de saberlo todo. Admiramos a los eruditos, a las predicciones seguras, a las mediciones que nos salvan de toda sorpresa. La inocencia es algo de niños, o de estúpidos, que para muchos es casi lo mismo. Y así andamos, reprimiendo nuestra propia capacidad de asombro y descubrimiento para “demostrarle” al mundo que ya lo sabemos, que lo conocemos todo, que ya lo vimos y lo vivimos todo. Nuestro mundo se vuelve gris y sin nuevas oportunidades para nosotros ni para nadie. Es que darle la oportunidad a la vida, a los otros, a las experiencias, implica volverse más permeable al mundo, volvernos vulnerables, habilitar la posibilidad a ser afectados y por lo tanto a experimentar cosas que nos incomodan como el dolor. Y cuando las experiencias y las personas parecen decepcionarnos una y otra vez, es de locos volver a darles otra oportunidad ¿no creen?.

Sana sana colita de rana si no sana hoy sanará mañana

Nacemos, inmediatamente sentimos dolor, pero confiamos y en esa confianza somos capaces de volver a darle una oportunidad a aquello que nos dolió, de ser diferente ésta vez. Más tempranamente en la vida, el “amor” nos traiciona, la confianza se rompe, las experiencias duelen. Y a medida que el mundo nos duele y aprendemos estrategias para manipular el mundo y modificarnos a nosotros mismos para evitar el dolor: nadie nos enseña a regenerarnos. 

Pues sí, vivir es experimentar dolor. Siempre ha sido parte de la experiencia. Pero sanar también. Sanar no es una capacidad de médicos y personal de salud solamente, es parte de la experiencia humana. Sin embargo nos hemos convencido que la capacidad de sanar no nos pertenece y la dejamos en manos de otros… así que sólo nos queda protegernos del dolor.

Quizás por eso nos protegemos del mundo y nos quedamos lo más quietitos posible en nuestras creencias de siempre, en lo que creemos de los otros, en la manera en que creemos que funciona el mundo; para no volver a sentir dolor porque no sabemos qué hacer con ello. Y con esa rigidez nos tratamos también a nosotros mismos. Ahg! Siento que me sentiría tanto más sana si recordara recibirme con la misma compasión con la que trato a los niños: respetando mis tiempos para moverme, para comprender, para conocer algo nuevo, aceptando la singularidad de mi manera de ser en esta vida, aceptando también con ternura mis olvidos y sombras.

Regenerar, reconstruir, sanar, “es magia de brujas, poder de chamanes, información secreta y muy dudosa”. De eso nos hemos convencido. Pero así cómo no hemos tenido que enseñarle a nuestro cuerpo a sentir dolor, nuestro cuerpo también sabe cómo sanar y regenerarse. El tiempo es nuestro aliado, más hay que dejar de poner en duda nuestras posibilidades y creer: inocentemente creer que podemos. Sin creer que por “creer” vamos a controlar lo que suceda, esa es otra ilusión. Creer es dejarse sorprender. Y confiar que pase lo que pase, sea dolor o placer, está en cada uno de nosotros la capacidad de regenerarnos y sanar. Porque estamos vivos, simplemente por eso. 

Receta para convidar al monstruo de la Arrogancia

Con Lau y Gonza descubrimos que cada vez que reaccionamos con exigencia, con rigidez, cuando aparecía esa actitud de sospecha o de creer que las cosas eran incuestionablemente de una forma… de pronto nos vemos frente al espejo con bigote, traje y un rostro monstruoso.

Una y otra vez nos olvidamos de ver el mundo con inocencia. Y le exigimos al mundo que exista a nuestra medida, nos tratamos cruelmente por no ser quien creemos ser, nos decepcionamos, sentimos miedo tras olvidarnos cómo confiar. Por eso, el ingrediente mágico para la receta que calma el hambre del monstruo: es la familia. Esta red que elegimos para olvidar y recordar juntos cómo experimentar el amor.

Esto es Anawa para mi, la hija que hemos parido en la experiencia de descubrirnos juntos. Eso es la familia para mí, una tras otra, la oportunidad para descubrirme, para recibir lo que estoy siendo, para amar lo que soy en vez de lo que he creído que debería ser. La oportunidad de descubrir una y otra vez a estas personas maravillosas y misteriosas, para recibir quienes están siendo, y para amar lo que son. Esto es Anawa para mí, la memoria de estar viva, en movimiento, y sostenida por una red tejida por el consenso de que cada uno de nosotros y la vida misma: somos un eterno misterio por descubrir. Si todo, hasta uno mismo, es un mundo por conocer, un misterio desconocido… ¿cómo podrías acaso juzgarlo? ¡¿cómo podrías acaso juzgarte?!.

Anawa lleva esta invitación consigo, de reconocer los rostros de esas personas con quienes podés descubrir tus posibilidades, con quienes podés dejar salir tus sombras, que se animan a ser vulnerables para que los descubras, con quienes podés recuperar la inocencia para jugar sin ser juzgado, para asombrarte sin ser tratado como estúpido, para equivocarte y hacerlo de nuevo, para entregarte a la incertidumbre. Anawa lleva esa invitación consigo: la de sumergirse en el abismo, la de entregarse tanto hasta entregar la respiración.

En fin, acá les comparto la receta para convidar al monstruo de la Arrogancia. Ya saben el ingrediente secreto. Igualmente sepan, que cada monstruo tiene su receta ideal, así que no se queden con ésta, puede ser que no funcione. 

1. Invite al monstruo de traje y bigote a sentarse a la mesa
2. Mírelo a los ojos, escuche lo que dice con atención
3. Ríase de lo que dice (o sea, no se lo tome tan en serio)
4. Dígale que todo va a estar bien, pase lo que pase
5. Abrácelo, siempre necesita mimitos
6. Déle una oportunidad a lo que sea que la Arrogancia le dijo que no confíe
7. Déjelo ahí cerquita, a veces necesitamos refugiarnos un poco en los monstruos

Anawa, la guerrera del agua

Bueno, en realidad no hicimos Anawa porque sabíamos lo que estábamos haciendo. Hicimos Anawa porque estábamos haciéndonos a nosotrxs mismos, y Anawa es un resultado. Había algo en nosotras que creaba y nos guiaba en la creación, y jugamos, dejamos aparecer a Anawa, guerrera y mensajera del mar, sin embargo día a día estamos comprendiendo aún el mensaje que tiene para cada una de nosotras.

Ahora que la vemos con el poder de la distancia, comprendemos que Anawa es la guerrera del amor, que propone otra manera de existir diferente a la que prima hoy: ella nos muestra el poder de la intuición, del autodescubrimiento, de la aceptación de la vulnerabilidad y de la entrega a la incertidumbre. Anawa es la mensajera del agua: cuando nos deshacemos de la capa que nos protege pero nos ahoga, podemos descubrir las maravillas de lo inexplorado y descubrir ahí nuestra belleza hecha de luces y sombras.

Supongo que Anawa fue nuestra manera de recordar que:

En lo que no tenemos fe, no tenemos miedo. En lo que no confiamos, no puede decepcionarnos. Lo que no amamos, no tememos perder. Lo que no vemos, no puede incomodarnos. Lo que no expresamos, nos evita conversar con la realidad. Lo que creemos conocer, no da lugar a sorprendernos. Lo que no nos sorprende, nos permite protegernos. Lo que nos protege del dolor, nos protege de sentir. Lo que nos protege de sentir, nos protege del amor. Sin amor, ya estamos muertos. 

Anawa fue y es, nuestra manera singular de recordar la fascinante experiencia de estar vivos. De darle la bienvenida cada día a una nueva oportunidad de ser, de sentir, de observar, de conocer. Lo que sentimos hoy puede ser completamente diferente a lo que sentimos ayer, porque estamos vivos y somos parte de esta Tierra en movimiento. El mundo que descubrimos ayer es otro hoy, y si nos permitimos descubrirlo con inocencia, podemos existir livianamente lo que somos hoy y aceptar livianamente lo que el mundo está siendo. Anawa es nuestra manera de recordar confiar en nuestro poder de regeneración: puede doler pero nada puede hacernos daño para siempre.

Lo que sea que Anawa o cualquier creación vinculada genere en ustedes es mera coincidencia, ósea de ahora en más cada uno se come el viaje que puede o que quiere, digo. Pero sepan que Anawa hace de las suyas, y cuantito menos lo esperen ahí van a andar, tomando mates con la Arrogancia, permitiendo asombrarse del mundo, confiando en las personas y viviendo la vida con inocencia como si no hubiera nada de qué protegerse. 

FIN

 

Por Candelaria Piemonte

Cande baila entre la biología y la educación marina, mientras busca un lugar en el que se mezclen todas sus pasiones. Pasó muchos días haciendo del nado sincronizado una disciplina que luego le sirvió para indisciplinar y crear movimientos subacuáticos sin lógica pero cargados de belleza (para más información ver Anawa). Hoy corta una hoja de su diario íntimo y la pega acá para que descubramos su costado de escritora.

Nuevo método para estudios de biodiversidad marina: amigos y goce.

Ciencia | Tiempo de lectura aproximado: 8 minutos. Nuevo método para estudios de biodiversidad marina: amigos y goce. Toda buena aventura comienza con incertidumbre. Ésta aventura tiene que ver con amigos, un velero, el salvaje mar patagónico, buceo en aguas heladas y...

Donde se cruzan la danza y la ciencia

Laboratorio acuático | tiempo de lectura aproximado: 5 minutos. ¿Dónde se cruzan la danza y la ciencia? Para los bailarines, pensar, comprender y aprender comienza con el cuerpo. ¿Cómo podría ser de otra manera? Esta es una de las razones por las que el arte de la...

Larga vida a tus olas, mar

SURF | tiempo de lectura aproximado: 5 minutos. Larga vida a tus olas, mar Oceanar se fusiona a Nuevegrados, una experiencia del mar y sus relatos. Dicen que dios los crea y el viento los amontona, en nuestro caso fueron las olas. Detrás del velo del sueño de...

Seres de agua en Uruguay

Buceo | tiempo de lectura aproximado: 10 minutos. Seres de agua en Uruguay Buceando en aguas Uruguayas y conociendo sus seres de mar. El destino nos trajo a parte del equipo de Oceanar a Uruguay. Impulsados por una propuesta laboral de la ONG Organización para la...